La gestión de riesgos supone una de las principales áreas de actuación y prevención tanto en empresas privadas como en organizaciones públicas. Este concepto supone asumir un compromiso con la prevención y evitar contingencias no planificadas o limitar los efectos nocivos que puedan surgir de estas dadas las actividades y funcionamiento de la empresa.

La prevención del fraude está enmarcada dentro de las distintas actividades de gestión de riesgos. El fraude es uno de los riesgos principales que asumen las compañías del sector bancario y financiero dada la naturaleza de su funcionamiento.

Las compañías, cada vez más, están afrontando la gestión de estos retos desde la digitalización

La gestión de riesgos

La gestión de riesgos es un enfoque estructurado para identificar, analizar y dar una respuesta a los factores de riesgo asociados a la actividad de una empresa, institución u organización. 

Es una actividad profesional directiva y estratégica que evalúa las áreas operacionales, legales, laborales, comerciales o financieras de la empresa para entender qué riesgos y complicaciones pueden surgir en el normal desarrollo sus actividades.

Por lo tanto, los negocios y organizaciones desarrollan planes de gestión de riesgos que se componen de una serie de medidas preventivas para mitigar el riesgo. Estas medidas, suelen centrarse en la optimización y remodelación de los procesos habituales de la compañía para tener control sobre las actividades de la empresa y todos los agentes que intervienen en ellas, tanto internos como externos.

La prevención del fraude

La prevención del fraude es la práctica que se centra en realizar acciones proactivas para evitar la comisión de cualquier tipo de fraude asociado a las actividades de una organización. 

El fraude representa una amenaza para organizaciones, empresas e instituciones de todos los sectores y áreas productivas, pero especialmente para los sectores bancario, financiero y de seguros e inversiones.

La transformación y remodelación de los procesos de las empresas con el fin de evitar y disuadir el fraude no sólo es, en muchos casos, de obligado cumplimiento por las regulaciones de determinados sectores, sino una forma de reducir pérdidas, costes y riesgos.

Estos métodos y controles se apoyan cada vez más en soluciones tecnológicas que eliminan por completo la posibilidad de la comisión de fraude al mismo tiempo que modernizan y mejoran los procesos de la compañía.

Gestión de riesgos y prevención del fraude en el sector financiero y bancario

AML (Anti-Money Laundering) o Prevención del Blanqueo de Capitales (PBC) es un conjunto de prácticas de prevención del fraude y la gestión de riesgos. Es el marco base para comenzar en la lucha contra el fraude en el sector bancario, financiero y relacionados.

Establecer controles AML en los procesos de, por ejemplo, adquisición de clientes (Proceso Know Your Customer) en estos sectores, asegura la verificación de identidad de los nuevos clientes. Es curioso comprobar cómo ciertas metodologías concretas para la prevención del fraude sirven a varios objetivos distintos:

Es decir, podemos evitar que un potencial infractor pueda utilizar nuestros servicios para blanquear capitales al mismo tiempo que optimizamos el proceso de registro gracias a la integración de una única solución.

Las soluciones que cumplen con AML5 (o 5AMLD) nos otorgarán un control total sobre la prevención del fraude y mitigarán los posibles riesgos que asumen las compañías a la hora de realizar el proceso de onboarding de clientes y usuarios.

Descarga aquí de forma gratuíta la guía completa sobre eIDAS y AML5, los estándares para la prevención del fraude.

Soluciones tecnológicas para la prevención del fraude y la gestión de riesgos

Las soluciones Fintech, no sólo útiles en el sector financiero, están revolucionando la gestión de riesgos y la prevención del fraude. Suponen un avance sustancial en el cumplimiento de las regulaciones, los controles anti-spoofing a la vez que optimizan los procesos y mejoran sustancialmente la calidad de la experiencia de usuario.

VideoID ha supuesto una revolución triple: ha transformado por completo los métodos de onboarding de clientes en remoto con total seguridad y garantías, es la primera solución de prevención del fraude que cumple con las legislaciones más exigentes de los sectores más delicados y reduce los costes, tiempos y burocracia a cero, digitalizando por completo los procesos más tediosos.

Solicita aquí una prueba gratuíta de nuestras soluciones para prevención del fraude.